>

Yolanda Salazar

Acompañante de infantil

Yolanda Salazar - Acompañante de infantil en Mayrit Escuela Activa

Desde que tengo memoria, me recuerdo casi siempre enseñando, explicando o compartiendo lo que sabía (que en aquellos momentos era matemáticas, física y química), aunque de la manera tradicional y no de la manera que lo hago ahora.

Empecé dando clases particulares en el instituto y luego, mientras estudiaba la carrera de Ciencias Estadísticas. Estos estudios me llevaron a empezar mi vida laboral en el mundo de la informática. Tuvieron que pasar unos cuantos años hasta que me di cuenta que eso no era lo mío y decidí dar un giro a mi vida dejando mi trabajo para  poder dedicarme en exclusiva a mis estudios para graduarme como Maestra de Educación Infantil.

En este camino, que llamamos vida, me ha dado tiempo a hacer cosas variadas: ser voluntaria en los veranos de mi adolescencia en una escuela infantil, llevar con un grupo de amig@s la casa de la cultura de un pequeño pueblo de la sierra norte de Madrid, viajar con mi mochila por sitios maravillosos y practicar yoga desde hace muchos años ya, entre otras cosas…

El ser madre me hizo parar en muchas cosas y empezar en otras. Me hizo tener claro hacia dónde quería encaminar mis pasos y cómo quería que fuese el tipo de enseñanza en la que yo quería estar y de la que poder ser partícipe. De esta manera empieza un cambio en mí y una búsqueda personal hacia todo lo relacionado con las pedagogías alternativas, para poder ofrecer una  educación desde una mirada respetuosa y de confianza hacía el niñ@, sus ritmos y sus intereses y dar la posibilidad de respetar la maduración de los procesos vitales en la niñez.  Este camino, de continuo aprendizaje, me ha llevado a realizar  formaciones paralelas en Metodología Montessori,  Escucha Activa y Comunicación no Violenta (CNV), Mindfulness, Pikler,  Disciplina Positiva…

En Mayrit me encuetro  feliz de poder acompañar a los niños y las niñas en un espacio donde se respeta la esencia de cada niñ@, donde  ell@s pueden  ser lo que quieren ser  en cada momento y en el que, la que aprende algo todos los días soy yo, pues ell@s son mis maestr@s y todo esto en contacto estrecho con la naturaleza, ¡no se puede pedir más!.